Vídeo interactivo

Ya he tratado del tema del vídeo como herramienta de marketing en un par de ocasiones en este blog. Recientemente he tenido la oportunidad de tomar el pulso a este tema, debido al cada vez más frecuente vídeo interactivo.

Socialmod ya preveía que en 2018 el 84% del tráfico de Internet sería de vídeo. Youtube, con ya 1900 millones de usuarios, añadió funciones interactivas en anuncios en 2018. Facebook con Facebook Live permite el streaming con incluso posibilidad de interacción desde 2017. Linkedin le ha imitado y tiene en pruebas Linkedin Live, su propia versión. Twitter, junto a las otras dos RR.SS. permite anidar ya el vídeo en las actualizaciones.

Un estudio de Wyzowl de finales de 2017 indicaba que el consumo medio de vídeo entre sus clientes era de 1,5h. diarias y que uno de cada cinco marketers compartían vídeo interactivo en Linkedin y en el 2018 pasaría a ser uno de cada 3.

En otro estudio de 2017 para el mercado USA más centrado en el vídeo interactivo y dispositivos móviles, Tremor, IPG Media Lab y Magna, concluyeron que el tiempo medio de visualización aumentaba un 47% con vídeo interactivo, la intención de compra aumentaba nueve veces y que el los  anuncios, si se realizaban con vídeo interactivo, eran un 52% más rentables que si se trataba de vídeos convencionales.

Está claro que el contenido de vídeo debe ser incorporado cada vez más a nuestras acciones de marketing, y especialmente el vídeo interactivo, pero ¿qué caracteriza al vídeo interactivo?

El vídeo interactivo

La interactividad del usuario con este contenido lleva al elemento-clave del vídeo interactivo: el hotspot. El hotspot es un área invisible programable que se sitúa sobre un elemento gráfico o textual y permite, al hacer clic, desencadenar una determinada acción.

Esta acción puede llevar a otro vídeo, abrir una página web, abrir un formulario sobre el propio vídeo o nuestro gestor de e-mail para enviar un mensaje, entre otras cosas.

Quizá la accion más básica es la de llevar a otro vídeo. En este caso, si hay más de un hotspot, se define una selección múltiple. En este caso se articula una historia con múltiples finales, dependiendo de nuestra elección. El vídeo interactivo tiene mucho que ver con el storytelling, en cierto modo.

Así, este tipo de vídeos logra mantener la atención del espectador, y le permite controlar el argumento, y acceder a la parte que interesa. Es por este motivo que tiene tanto éxito entre la audiencia.

Aplicaciones

El vídeo en sí mismo ya aporta muchas ventajas a la hora de comunicar, en comparación con el texto o la imagen fija. Si es interactivo, aumenta la eficiencia de dicha comunicación todavía más, siendo una herramienta aplicable a:

  • Formación
  • Demostraciones de producto o servicio
  • Captación de prospectos
  • Atracción de tráfico al sitio web
  • Branding
  • Campaña (mailing)
  • Infografía interactiva

Ejemplo

El siguiente ejemplo de vídeo interactivo solo pretende mostrar una pequeña historia con selección de dos posibles finales.

Conclusiones

El video interactivo está convirtiéndose en una novedosa modalidad de contenido  que conviene incorporar a nuestro marketing,  por su capacidad de mantener la atención de la audiencia y sus múltiples aplicaciones, tanto en B2B como en B2C.