Las palancas del Plan de Marketing Digital

Cuenta la leyenda que Arquímedes de Siracusa dijo “dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”, refiriéndose al uso de la palanca. También un Plan de Marketing Digital admite una serie de tácticas que actúan como palancas y que, como apuntaba Arquímedes, permiten llegar lejos: SEO, PPC, Redes Sociales, Marketing de Contenidos y e-Mail. Dependiendo de la palanca utilizada, tendremos unos resultados a corto plazo y otros a largo plazo.

El SEO persigue que nuestro sitio web aparezca en las primeras posiciones en los resultados de búsqueda para, en definitiva, atraer tráfico. Las palabras-clave de nuestro sitio web deben adaptarse a cómo realiza las búsquedas nuestro cliente. Ya que el SEO tiene resultados a largo plazo, es necesario tener otra palanca para conseguir el mismo resultado y mover el Plan mientras tanto.

Y ésta es la publicidad de enlaces patrocinados. Como en el caso del SEO de lo que se trata es de conseguir tráfico, pero en este caso podrá ser a corto plazo ya que la publicidad es de pago. La publicidad de enlaces patrocinados aparece en Google y otros buscadores asociados a él a través de Google Adwords, pero también en la llamada Red Display, formada por sitios web que no son buscadores y también se han asociado con Google por medio de Google AdSense para mostrar anuncios de AdWords relevantes.

La tercera palanca, también para conseguir tráfico web, es el Marketing de Contenidos, especialmente importante en los negocios B2B. Se orienta a potenciar la notoriedad de un producto o servicio, y sus resultados son a largo plazo.  Permite mostrar el expertise de la marca en su sector de actividad. Es primordial que se adapte al cliente (que hable de sus problemas), en términos de aportación de valor (mostrar cómo nuestro producto o servicio los soluciona). Los contenidos aparecen en forma de materiales descargables en sitios web, entradas en blogs, tweets, comentarios en foros o en debates de grupos en redes como Linkedin, y también como entradas en Redes Sociales.

Cuando la meta perseguida es el alcance, las notificaciones y conversaciones en Redes Sociales son la cuarta palanca de nuestro plan digital. Son el canal idóneo para potenciar la relación (diálogo) con el consumidor y que la marca “transmita” (y se transmita) a la mayor cantidad posible de clientes. Por ejemplo, pueden ser vehículo de promoción de acciones offline como eventos o de redifusión de contenidos del blog de empresa, de modo que actúen como fuente de tráfico hacia el sitio web. Las Redes Sociales pueden proporcionar resultados a corto y largo plazo, según el caso. En empresas B2B un tweet de la marca puede llevar a una entrada del blog, al que un lector puede suscribirse dejando sus datos. Si se trata de un negocio B2C con venta a través de Internet, el tweet puede llevar a la tienda online para materializar una compra. Deberemos utilizar aquellas Redes Sociales en las que está nuestro público objetivo para aumentar nuestra notoriedad aunque, dependiendo de la red utilizada, pueden servir también para mostrar productos (por ejemplo a partir de fotografías y video tutoriales -caso frecuente de Youtube-).

El e-mail es la quinta palanca del Plan de Marketing Digital, y uno de los canales con mayor retorno y además a corto plazo. Su principal cometido es la fidelización de los clientes. Permite la promoción tanto de productos/servicios como de la marca y está totalmente segmentado. Al tratarse de marketing de permiso, su gestión debe ser especialmente cuidadosa, a riesgo de provocar rechazo.

Estas son cinco palancas para nuestro Plan de Marketing Digital. En general hay que accionar al menos tres o cuatro de ellas, siempre de forma coordinada y de acuerdo con el propósito del Plan: atraer tráfico al sitio web, aumentar la notoriedad de marca o fidelizar a nuestros clientes.

Foto: modificada a partir del original. Ben Salter from Wales (leversUploaded by Oxyman) [CC BY 2.0], via Wikimedia Commons