Comunicación

Pizarra con aviso sobre comunicaciónVuelvo a casa de visitar a un cliente. Cerca, observo un rótulo en una peluquería que me llama la atención. Está escrito en una pizarra, colgada a la entrada del local. El texto es: “Local sin Wi-Fi, hablamos entre nosotros”. Me hace reflexionar. Entro y pido permiso para fotografiarlo. Será motivo de una nueva entrada del blog: ésta.

Más allá de la anécdota, creo que merece la pena pensar en ello. Estamos, por afición o necesidad, abocados al uso de las Redes Sociales y otros medios en Internet (en general Social Media) por la propia época. Bien por imagen social o por imagen profesional, utilizamos una o más redes, por lo menos Linkedin, en el aspecto profesional (si somos alemanes Xing) y Facebook en el aspecto personal (los más cool Google+) o Twitter, por citar ejemplos de mínimos.

La introducción de los ordenadores en el ámbito doméstico primero y de Internet, los dispositivos móviles y la comunicación inalámbrica (Wi-Fi) después, han transformado nuestra vida en un deambular desde el mundo real al virtual y viceversa.

El atractivo del mundo virtual (léase Internet) hace que éste ocupe buena parte de nuestro tiempo, tiempo que antes ocupábamos en otra forma de comunicación. Me refiero a la comunicación verbal principalmente, y no solamente a las cafeterías y las tertulias, también en nuestro propio ámbito doméstico no es extraño ver a cada cual con su ordenador en la misma sala: uno con un portátil, otro con un móvil o tableta y los más jóvenes (aunque no solamente) con una consola de videojuegos conectada en línea. Todos ellos comunicándose con alguien (o algo).

No estoy criticando de entrada este escenario. Es algo técnicamente y socialmente maravilloso. Sin embargo me pregunto por el coste de oportunidad. Mientras estamos conectados no ejercemos una acción de comunicación “directa” con las personas de nuestro alrededor. Es cierto que quizá con otras, pero virtualmente. Esto significa perder cierto tipo de comunicación (la no-verbal) como poco.

Por ello me pregunto por el equilibrio entre estar en el mundo virtual y el real, y lo hago observándome a mí mismo. Una primera reflexión es que la comunicación debería comenzar por el mundo real o, si lo hace por el virtual, con ánimo de encontrarse con el destinatario de la comunicación enfrente, más tarde o más temprano. Porque al final la auténtica vivencia (o al menos la vivencia más completa) la proporciona el vis a vis.

Los hábitos (a veces impuestos) de la conexión quitan tiempo para otras cosas, por ejemplo la lectura, la conversación (difícil arte, si nos referimos a la buena conversación) e incluso el ejercicio de la empatía (que requiere de una comunicación verbal y no verbal en la mayoría de los casos). Por tanto una segunda reflexión es que hay que encontrar tiempo (recuperarlo) para la comunicación en el mundo real (si no verbal por teléfono o incluso por carta, aunque suene raro).

Pero una cosa no quita la otra. Como en el caso del marketing online y offline, el mundo de la comunicación real y virtual se realimentan. De este modo, esa pizarra con el mensaje del mundo real aludido al principio de la entrada ha motivado esta comunicación en el mundo virtual de Internet a través de mi blog.

Sin embargo, yo creo que es el mundo real en primera instancia la fuente de contenido de valor para comunicar por la vía que sea (tercera reflexión). Y creo que esto es así por la vivencia-experiencia que es lo más cercano a la emoción. Y, no nos engañemos, por mucho que dispongamos de canales y herramientas cada vez más eficientes técnicamente, seguimos hablando de contenidos (el contenido es el rey) a la hora de buscar valor en la comunicación. Y estos contenidos nos impactarán en la medida que despierten emociones en nosotros, lo que es más probable frente a una persona que frente a un ordenador, o al menos más persistente.

En resumen: a partir de ahora voy a intentar hablar más con mis vecinos, pasar menos tiempo conectado a dispositivos y buscar en el mundo real emociones a comunicar a través del mundo virtual, seguro que así mejora mi número de seguidores.